Para que una paella valenciana te salga buena, con la receta tienes el 50% hecho.
El resto se basa en que sepas poner bien las cantidades, por ejemplo, el caldo debe llegar hasta los remaches de las asas de la paella y siempre debes poner tres veces más de agua que de arroz.
Debes tener pillado el punto del arroz, que no se te quede crudo, o pasado en plan engrudo.
La paella valenciana parece fácil pero hay que hacer muchas en esta vida para tener el control absoluto. Hay que practicar, ponerle cariño y tener dos horitas largas para prepararla, freirlo todo sin prisas, eso sí, mientras te tomas unas cañas o unos vinos.
Tienes que conseguir que cocinarla sea un placer y entonces te saldrá buena seguro. 😉

SECRETOS PAELLA VALENCIANA